18.4.17

Seis Destinos (Tales from Manhattan)




Seis Destinos (Tales from Manhattan, 1942)
de Julien Duvivier
Basada en la novela mexicana Historia de un frac, Seis destinos fue la primera película para Hollywood del realizador Julien Duvivier, que había escapado de la Francia ocupada por los nazis. Para la Columbia fue la oportunidad de reunir en un mismo título a algunas de sus más grandes estrellas, en un film compuesto por cinco episodios. El único hilo conductor de todas ellas es un frac maldecido por el sastre que lo confeccionó, que va pasando de mano en mano a medida que avanza el metraje (originalmente las historias eran seis, pero una fue completamente eliminada del montaje final). Antes que el retrato de la vida neoyorquina que podría presuponer su título en inglés, el conjunto de historias se erigen como pequeños cuentos morales en torno al eterno debate entre la sinceridad y cualquier tipo de representación o fingimiento. Escrito con indudable sentido del entretenimiento, la acción del film fluctúa entre el drama y la comedia, con toques de suspenso y hasta algún juego perverso.

Los interpretes son un capítulo aparte: desde los siempre sólidos Edward G. Robinson, Henry Fonda, George Sanders o Charles Laughton a las presencias fulgurantes de Rita Hayworth Ginger Rogers y Charles Boyer. Sin dejar de mencionar a Paul Robeson, singular actor afroamericano cuyo progresismo político lo condenó pronto al olvido.





Título original Tales of Manhattan
Año 1942
Duración 118 min.
País Estados Unidos
Director Julien Duvivier
Guion Ben Hecht, Lamar Trotti, Donald Ogden Stewart, Samuel Hoffenstein, Alan Campbell, Edmund Beloin, Henry Blankfort, Ladislas Fodor
Música Sol Kaplan
Fotografía Joseph Walker (B&W)
Reparto
Charles Boyer, Rita Hayworth, Thomas Mitchell, Ginger Rogers, Henry Fonda, Charles Laughton, Edward G. Robinson, W.C. Fields, aul Robeson, Ethel Waters, Eddie 'Rochester' Anderson, Cesar Romero, Gail Patrick, Roland Young, Eugene Pallette, Elsa Lanchester, George Sanders, James Gleason, Harry Davenport, Sig Arno, Mae Marsh
Productora
20th Century Fox

















El Cantor De Jazz











La primera película sonora de la historia del cine!

El cantor de jazz (The jazz Singer, 1927)




En 1926, al borde de la quiebra, el estudio Warner Bros. arriesgó todo su futuro apostando al sistema de sonido. El cantor de jazz pasó a la historia como la “primera película sonora” pero en realidad es un film mudo lleno de intertítulos, que como única novedad incorpora unos veinte minutos de canciones, acompañamientos orquestales y una breve secuencia de diálogo. El público de la época se puso histérico al “verlo” cantar a Al Jolson en la pantalla. El éxito fenomenal de la idea asestó un golpe mortal al cine silente, una manera irrepetible de entender y practicar un arte que por entonces se encontraba en la cumbre de su perfección.

En su mezcla de vodevil y melodrama, el argumento de El cantor de jazz es exageradamente sentimental, y lo menos que se puede decirse de Jolson es que era un actor inadecuado. Pero en ese momento era la estrella máxima de Broadway, un auténtico showman. La historia de la película se parecía demasiado a la suya. Nacido en Lituania como Asa Yoelson, desde joven se opuso a los deseos de su padre -un rabino ortodozo judío- e hizo carrera en el mundo del espectáculo. Rebautizado Al Jolson, un astuto recurso lo convirtió en estrella popularísima: como su estilo musical bebía de la tradición musical afroamericana, en sus apariciones en vivo se pintaba la cara como un negro.


Hito en la historia del cine, la película también ha sido vista como un ejemplo clásico de la transformación judía en la sociedad norteamericana: su asimilación racial como “blancos”; su conversión religiosa a un dogma liberal, y su integración a la industria cinematográfica de la era del sonoro en calidad de popes corporativos.


Título original The Jazz Singer
Año 1927
Duración 89 min.
País
 Estados Unidos
Director Alan Crosland
Guion Alfred A. Cohn
Música Louis Silvers
Fotografía Hal Mohr (B&W)
Reparto Al Jolson, May McAvoy, Warner Oland, Eugenie Besserer, Otto Lederer, Bobby Gordon
Productora Warner Bros. Pictures

Premios
1927: Nominada al Oscar: Mejor guión adaptado
1927: Premio honorario a esta producción pionera por revolucionar la industria del cine









Ciclo Homenaje al fotógrafo Ruben Osvaldo Lago

CICLO DE CINE/HOMENAJE A RUBÉN O. LAGO

El próximo fin de semana (22 y 23 de abril) se realizará en el Teatro El Chasqui un ciclo homenaje a nuestro querido artista Rubén Osvaldo Lago. Excelente fotógrafo, Lago registró con su particular ojo la vida y los acontecimientos de Chivilcoy durante décadas. Micaela Cartier, quien trabajó en los últimos años junto a él para la realización de una muestra, lo recuerda apasionado. “Creo que es el mejor calificativo que lo define, todo lo que tocó con sus manos, su cabeza y su corazón desde la música, pasando por el cine, la fotografía y la radio lo hizo desde el lugar de los que saben vivir desde y para el arte. Esa pasión que sólo conocen los verdaderos artistas, que tienen el poder de que todo lo que ven, todo lo que tocan y todo lo que hacen lo convierten en arte”.
Su pasión por el cine nos llevó a convocarlo a realizar un ciclo donde él mismo eligiera cuatro de sus películas más queridas. Aunque difícil, al instante surgieron los títulos que veremos:
El Cantor De Jazz (primera película sonora del cine, cuyo estreno en 1927 coincidió con su fecha de nacimiento); Sangre y Arena (1941) aquel intenso melodrama con su amada Rita Hayworth; y dos joyas del cine que Rubén hacía años no veía y que pudimos hallar: Seis Destinos (1942), excelente filme de episodios que combina comedia, drama y suspenso; y la divertida y disparatada comedia Loquilandia (1941), una rareza provocadora e irónica, casi de vanguardia para su época, sobre el mundo del cine.
En el hall del teatro exhibiremos algunas de sus fotos sobre el ámbito teatral chivilcoyano.
Este ciclo es organizado por Netcinearte (Jorge Russo y Ricardo Watson) junto a Gerardo Panero y Micaela Cartier, con el apoyo de la Secretaria de Cultura y Teatro El Chasqui.
Las funciones son el sábado 22 y domingo 23 de abril a las 19.30 hs. y 21.30 hs.
Teatro El Chasqui.
Entrada libre y gratuita





Rubén
Cuando me reuní por primera vez con Rubén - a comienzos del 2015- recuerdo que unas de las primeras cosas que me dijo cuando comenzamos hablar de su amor por el cine y del arte en general fue que nació el 6 de octubre de 1927, el mismo el día en que se estrenaba la primera película sonora: El cantor de Jazz.
Acto seguido me propuso ver la película, invitación a la que no pude resistirme, sobre todo por el brillo en sus ojos (ese que se repetiría en cada conversación y en cada encuentro en el que hablábamos de arte, de su vida). Debo confesar que quedé maravillada no sólo por la película –que nunca había visto- sino también por el entusiasmo y la alegría con la que Rubén se adelantaba a cada escena, se reía y tarareaba al compás del Jazz (otra de sus pasiones, pero eso será para un próximo homenaje). Este artista apasionado no se salteó ningún detalle y al mismo tiempo parecía que redescubría cada escena de la película. 
Apasionado. Creo que es el mejor calificativo que lo define, todo lo que tocó con sus manos, su cabeza y su corazón desde la música, pasando por el cine, la fotografía y la radio lo hizo desde el lugar de los que saben vivir desde y para el arte. Esa pasión que sólo conocen los verdaderos artistas, que tienen el poder de que todo lo que ven, todo lo que tocan y todo lo que hacen lo convierten en arte.
Así era Rubén… un ARTISTA y nosotros, los chivilcoyanos, tenemos el enorme orgullo y responsabilidad de contar con su legado para protegerlo y difundirlo.
La elección – La anécdota
Cuentan Jorge Russo y Gerardo Panero que cuando fueron a ofrecerle a Rubén la curaduría para hacer un ciclo de cine con películas que él debía elegir pasó lo siguiente: La propuesta que le hicimos a Rubén fue que elija 4 películas de las más queridas por él, la respuesta obvia fue: “Es muy difícil”, pero luego, Rubén, agregó: “Estas 4 películas las quiero mucho” y así surgió este Ciclo. El cual nosotros también queremos mucho y esperamos que lo disfruten tanto como nosotros. Micaela Cartier.
--------------------------------------------------------------------
En el año 2003 conocí a Rubén, lo contacté para consultarle sobre la película "La sombra del pasado" que Ignacio Tankel había filmado en Chivilcoy en 1946. Rubén era un cinéfilo, en cada charla comenzábamos hablando de cine y terminábamos hablando de lo mismo o intercambiando películas. Tenía una moviola en su casa, una cámara Bólex de 16mm, un proyector, películas en 8mm, 16mm, vhs y en dvd que catalogaba meticulosamente. Había filmado un mediometraje. Escribía sobre cine y tenía un programa de radio donde hablaba de cine. Rubén tuvo la suerte de pasar gran parte de su vida en diferentes salas de cine, un lugar que amaba. Recordarlo viendo algunas de sus películas preferidas es el mejor homenaje que le podemos hacer.
Gerardo Panero
Selección de filmes: Rubén Osvaldo Lago.
Curaduría de fotos: Micaela Cartier.
Realización del evento: Micaela Cartier, Gerardo Panero, Juan Gallace, Jorge Russo y Ricardo Watson.
Diseño programa y posters: Germán Nicolini.
Agradecemos la colaboración y el apoyo de Horacio Galante, Emiliano Scaturro, Encuentro por las Artes, Secretaría de Cultura y Teatro El Chasqui

30.3.17

Obras Maestras Del Cine: Las Comedias

Las comedias de entre guerras en Hollywood:
Tras el hundimiento bursátil de Nueva York en 1929 la sociedad norteamericana se
sumergió en una profunda crisis económica y financiera. Hollywood, “fábrica de sueños”,
puso en marcha su enorme maquinaria industrial para ofrecerle al público películas
evasivas que le hicieran olvidar la grave situación económica y social en la que se
encontraba envuelto el país. Ese subgénero picaresco, denominado “screwball comedy”,
se convirtió en el más representativo del periodo de entreguerras. Algunos de los más
célebres directores de la época -Howard Hawks, Frank Capra, Ernst Lubitsch, Preston
Sturges, George Cukor, Billy Wilder- sortearon el código de censura impuesto en 1934
enmascarando al conflicto social y la tensión sexual mediante la farsa, el absurdo, la
payasada y el ridículo. Y muchas, pero muchas risas. Para esos millones de
norteamericanos que deseaban evadirse de la realidad y olvidar sus problemas el cine se
convirtió así en un refugio, pero también en una válvula de escape: en los argumentos no
faltaba nunca un protagonista perteneciente a la clase más acomodada que terminaba
recibiendo una lección de humanidad por parte de alguien ubicado por debajo suyo en la
escala social.
ABRIL 2017



Sábado 1 de abril 20.30hs. Entrada Libre. 
"Lo que Sucedió Una Noche", delicioso milagro cinematográfico!!!
Divertida Obra maestra de la historia del cine, ganadora de 5 oscars: 
Mejor película, guión, director, actor y actriz.

















"LO QUE SUCEDIÓ UNA NOCHE" del maestro Frank Capra:
Todo astro del cine tiene un comienzo, toda estrella tiene un primer resplandor que permanece inalterable a través de los años, sin perder fuerza, provocando admiración y entusiasmo en cuantos lo contemplan. Tal es el caso de Frank Capra y de su primera gran película: "Sucedió una noche". Con este título su director subió al pedestal de los maestros, y sucesivas generaciones la siguen estudiando con asombro, intentando encontrar el secreto de su incuestionable grandeza.
El guión, sobrio y redondo, surgió de una revista que cosechaba su mejor público en las peluquerías femeninas. Uno de sus números contaba la huida de una rica heredera al encuentro de su amado. Una anécdota trillada en la que el joven Capra vislumbró la oportunidad de un guión, Hoy todos coinciden en que se trata de la primera comedia romántica de la historia del cine.
Para el personaje del desenfadado y altivo periodista sin trabajo, Capra eligió a un joven actor casi desconocido, de talante engreído y arrogante: Clark Gable. Para la caprichosa niña rica tuvo claro desde el principio que necesitaba a Claudette Colbert, una de las actrices más glamorosas y chic del momento. Gable y Colbert se complementaron a la perfección, bendecidos por unas líneas de diálogo extraordinarias y una industria a la que todavía no había llegado la autocensura y permitió ver en pantalla una cantidad de situaciones que casi inmediatamente fueron imposibles de volver a poner en escena.
"Sucedió una noche" fue el hit más grande en la historia de la Columbia Pictures y la primera película en obtener el Oscar en las cinco categorías principales: película, guión, director, actor y actriz protagónicos (un hecho que se repitió solo dos veces mas en casi noventa años). Claudette Colbert consolidó su status de superestrella y Gable devino en “el rey”; el galán más cotizado de Hollywood durante las siguientes tres décadas. Para Capra comenzaba una década prodigiosa.
Ellie Andrews, una joven y caprichosa heredera, consigue escapar del yate de su padre, que la había encerrado para evitar su boda con un hombre poco recomendable. En el autobús que coge, con destino a Nueva York, conoce a Peter Warne, un simpático y atractivo reportero, que busca una buena historia. El azar y las circunstancias unirán a Ellie y a Peter en un accidentado y divertido viaje. 
Título original It Happened One Night
Año 1934
Duración 105 min.
País 
Estados Unidos
Director Frank Capra
Guion Robert Riskin (Historia: Samuel Hopkins Adams)
Música Louis Silvers
Fotografía Joseph Walker (B&W)
Reparto Clark Gable, Claudette Colbert, Walter Connolly, Roscoe Karns, Jameson Thomas, Ward Bond.
Productora Columbia Pictures








Domingo 2 de abril 20.30 hs. Entrada libre. 
Teatro El Chasqui. Gral Rodriguez 70. Chivilcoy.
" SER O NO SER" de Ernst Lubitsch. (Compartan por favor)
Obras Maestras del Cine: Comedias
Veamos cine en pantalla grande!
"Una obra gigantesca (...) la más insuperable, inteligente y demoledora parodia antinazi que se pueda imaginar. (...) aluvión de secuencias tan ácidas como desternillantes." Miguel Ángel Palomo: Diario El Pais





Maestro de maestros, las películas de Lubitsch representan un punto y aparte dentro de la
comedia norteamericana, género al que elevó a la cumbre de la sofisticación y la
elegancia. Pocos como él han sabido aprovechar de forma tan admirable los espacios
cinematográficos y la dirección de actores. Podríamos decir que su cine mantiene un
continuo equilibrio entre lo mostrado y lo sugerido: lo que ocurre detrás de puertas
cerradas, lo que callan los personajes. Esa gran dosis de encanto, elegancia, sensualidad
y delicadeza para filmar forma parte de lo que se conoce como el “toque Lubitsch”.
“Ser o no ser” es una alocada sátira que transcurre en una Varsovia ocupada por los
nazis, donde una compañía teatral se las ingenia para resistir las presiones y la política
destructiva y expansiva de los invasores. Exhibido en su tiempo como propaganda antialemana,
el film ataca con perspicacia y sutileza a todo tipo de totalitarismo ideológico y
político mientras mantiene una simpática subtrama romántica protagonizada por la
adorable Carole Lombard y un joven Robert Stack. El triángulo lo completa Jack Benny
(en su actuación más celebrada) como el esposo engañado. Lo cierto es que la película es
mucho más que un producto propagandístico coyuntural y se mantiene como uno de los
mejores ejemplos de comedia negra de su director (junto a "Ninotchka" es su obra más
famosa). “Ser o no ser” constituye también la despedida del cine de Carole Lombard, una
de las actrices definitivas del género screwball, que falleció en un accidente de aviación
a los 33 años (dos meses después del estreno) cuando regresaba de una gira de venta de
bonos de guerra.
En 1942 Hitler era todavía el amo de Europa y el público norteamericano no entendió la
proverbial ironía de Lubitsch. Muchos críticos consideraron que los nazis eran una
amenaza suficientemente real con la que no se justificaba hacer chistes. Solo a fines de
los años setenta la película comenzó a adquirir el status de sólido clásico, antecedente de
una remake musical protagonizada por Mel Brooks y Anne Bancroft (1983) y varias
puestas teatrales.





Título original To Be or Not to Be
Año 1942
Duración 99 min.
País Estados Unidos
Director Ernst Lubitsch
Guion Edwin Justus Mayer (Historia: Melchior Lengyel)
Música Werner R. Heymann
Fotografía Rudolph Maté (B&W)
Reparto Carole Lombard, Jack Benny, Robert Stack, Stanley Ridges, Felix Bressart, Lionel
Atwill, Sig Ruman, Tom Dugan, Charles Halton, George Lynn
Productora Romaine Film / Alexander Korda
Segunda Guerra Mundial. Varsovia, durante la ocupación alemana.
Una compañía polaca de teatro liderada por el matrimonio de estrellas María (Carole Lombard) y Hoseph Tura (Jack Bennt), que se encuentran preparando la obra �Gestapo�, tendrá que ceder ante las presiones políticas y hacer, en su lugar, la representación del clásico de Shakespeare �Hamlet�.
Unos días más tarde estalla la guerra y el ejército alemán toma el control de Polonia y provoca el parón de las funciones teatrales. Al mismo tiempo entra en escena un espía que tiene cierta información que puede perjudicar a la resistencia polaca, Joseph Tura, el �gran, gran actor polaco�, con un ego al que sólo le gana sus celos, se verá implicado en el asunto de espionaje a causa de un admirador de su mujer, y con el resto de los actores de esta pequeña compañía teatral se ven involucrados en el tema, obligados a impedir que dicho espía llegue a informar a los alemanes. 
Premios
1942: Nominada al Oscar: Mejor Banda sonora (Drama o comedia)
Críticas
• "Una de las comedias más profundas y emocionalmente complejas que se hayan hecho nunca"�Dave Kehr: Chicago Reader
• "Un absorbente drama con toques de farsa y un triunfo para Lombard, que ofrece una interpretación fluida y muy eficiente" Variety
• "Mr. Lubitsch tenía un sentido del humor extraño —y un guion enmarañado— cuando hizo esta película (...) [pero] esta película tiene equilibrio y sensibilidad. No hay duda de ello." Bosley Crowther: The New York Times
• "Una comedia ecléctica que se mueve en varias direcciones, habitualmente con éxito (…) Puntuación: ★★★ (sobre 4)" Roger Ebert: rogerebert.com .
Veamos cine en pantalla grande. Copias digitales restauradas.
Te esperamos.
Curaduría: Jorge Russo y Ricardo Watson
Colaboran: Micaela Cartier y Juan Gallace
Diseño programa y posters: Germán Nicolini
Presentan Netcinearte, Secretaría de Cultura y Teatro El Chasqui.